No me mudo de planeta porque no hay garantía de que no vaya a ser peor que este

Yo, como Arturo Pérez-Reverte, “hay días que digo: que llueva napalm y todos a hacer puñetas”. Que queréis que os diga, la mayor parte del tiempo soy una persona que trata de mantener una postura optimista ante las circunstancias que nos rodean. Me lo tomo todo con el mejor humor posible y con una filosofía de vida que he tenido que sacarme de la manga para afrontar un día a día lleno de incertidumbres.

Pero a veces, después de tanto desgastar la careta de la sonrisa esbozada, me gusta sustituirla por la otra cara de la moneda. Esa cara atípica (a veces, de gilipollas) y desconcertada. Pienso en “jubilación a los 67, elecciones del 20-N, PSOE desgastado, leyes a cada cual más absurdas, medios de comunicación ensombreciendo y manipulando cada uno de los movimientos de los indignados, cuerpos de “seguridad” agrediendo a civiles, Bildu ganando las elecciones forales en Guipúzcoa, Ana Botella posible candidata para alcaldesa de Madrid, el precio del transporte público subiendo cada 5 minutos (cuando en los bolsillos de los españoles no hay más que calderilla), la pantomima de la JMJ (porque como en este país, sobra la pasta…), casi 5 millones de parados, recortes en educación, empresas aprovechándose de la desesperación de la gente a base de emplear una falsa psicología, jóvenes sin opciones, telebasura para mantener nuestros cerebros adormecidos y aborregados, el PP tomándonos el pelo con la promesa de “nosotros vamos a crear empleo” (claro y yo mañana monto una churrería), una justicia que es de chiste (y para demostrarlo, la última: poner en orden de busca y captura a un sujeto que ha entrado y salido de prisión unas 500 veces) y seguiría, porque motivos para seguir no faltan.

Por todo esto que he mencionado, creo que tengo derecho a ponerme de mal humor, a maldecir este periodo y a desear en ocasiones que los Mayas no vaticinaran para 2012 un cambio de era, sino realmente el fin del mundo.

Porque hoy, con perdón de la expresión, solo tengo ganas de decir: A tomar por culo todo.

Anuncios

Se ruega silencio

Hoy he recordado un artículo que decía que el silencio no existe y he querido rescatar una reflexión personal que hice hace un tiempo acerca de ello.
  • Calla, escucha.
  • No oigo nada.
  • Así es como te habla el silencio… 

Me gustaría callar y dejar que el silencio hablará por mi, pero en la contemporaneidad, en esta época de caos, de procesos que se configuran a un ritmo vertiginoso y de ruido vacío, el silencio es algo incomprendido, abocado al fracaso o, cuanto menos, a caminar a la sombra del sonido.

El silencio no representa ese instante en el que cesa cualquier tipo de eco, rumor, tañido, estruendo o crujido. El silencio es cuando uno aprende a acallar las voces que desde dentro le piden que llene el vacío de su mente con más palabras y nuevos sonidos. Pero ¿porqué ese miedo a quedarnos solos con nosotros mismos?

Mientras el sonido acompaña, el silencio reflexiona. Mas, ¿quién quiere reflexionar en un mundo vibrante donde no hay tiempo para pararse a hacerlo? Lo triste de todo esto es que en la perdida del sentido del silencio, el sonido, que se ufana anticipando una victoria falaz, se trivializa. ¿Escuchamos los gritos de los que piden ayuda? ¿o los escuchamos como voces lejanas que resuenan en alguna parte de nuestra mente?

Quizá mi pensamiento sea excesivamente lacónico, quizá solamente se fundamente en una visión demasiado joven de la vida… pero pienso que si no dejamos al silencio reflexionar, mientras permitimos que el sonido grite, acalle cualquier raciocinio, comunique contenido vacío y susurre perturbadoramente… ¿cómo vamos a ayudar verdaderamente a quien lo necesite si los mensajes de socorro se deslizan tan sutilmente por nuestra mente como el agua se escurre entre los dedos? ¿cómo vamos a distinguir donde está la verdadera naturaleza del bien humano?

Puede que el sonido nos permita oír lo que traslada, pero no escuchamos el auténtico significado que entrañan sus palabras, sus mensajes… irremediablemente distorsionados y manipulados. Únicamente el silencio es capaz de desdibujar la falsa noción que atribuimos al dilatado mundo de sonidos internos y externos que nos acompañan.

El silencio es el sonido puro, esencia perfecta, esa que no perturba y sobre todo, no engaña a la mente humana. Pero quizá el conocimiento de su verdadero significado esté condenado a ser materia exclusiva de ascetas mientras que nuestro legado es ese mundo caótico y ensordecedor que nos deja oír, pero no escuchar…

Se mueve, respira

Hoy he empezado el día viendo una imagen horrible de un pobre perro atrapado entre un montón de bolsas. La noticia que acompaña a esta fotografía relataba que en Ucrania se está llevando a cabo una matanza brutal de perros y gatos callejeros para “limpiar” la ciudad de Lysychansk de cara a la Eurocopa de 2012. Algunas fuentes afirman que la UEFA incentiva esta matanza, mientras que otras afirman que lo único que se hace es esterilizar a los animales. No sabía qué pensar teniendo en cuenta que en internet siempre circulan miles de rumores. Además, me parece demasiado escalofriante aceptar que en Ucrania se están “quemando vivos a perros y gatos en un horno crematorio a mas de 900º”.

Sin embargo, si esto es cierto, el mundo ha perdido por completo la cabeza. Algo que me ha quedado más que confirmado cuando he leído las opiniones de algunos usuarios de internet ante esta noticia. La noticia, de ser cierta, es algo espeluznante pero lo que a mi más me ha llamado la atención es la reacción de los usuarios de internet que iban a parar con esta información. Muchos le restan importancia confiando (y yo también así lo espero) en que no es más que un rumor, otros manifiestan su inquietud y malestar ante el tema (no es para menos, cuando el río suena, es que agua lleva…) y luego está ese sector de población que debió nacer sin un corazón en el pecho (sino, no me explico como se puede ser tan insensible) y que lo único que opina al respecto es y cito textualmente: “Sea verdad o mentira, me da igual, lo que importa es la Euro”.

Leo cosas así y se me pone la piel de gallina. Lo mismo sucede cuando no falta quien argumenta lo siguiente: “En general estoy a favor del exterminio de animales callejeros. Es por eso que hoy en día aún existe la rabia en España, y de eso se muere”. Y bien, yo me pregunto… ¿quién es el culpable de que haya animales abandonados en las calles? Por supuesto, la solución más fácil es olvidar la raíz del problema que únicamente corresponde a la irresponsabilidad de aquellos que un día quieren una mascota y al siguiente ya no. ¿Y quién paga los platos rotos? El que no pidió ser ni comprado, ni adquirido, ni abandonado. Un pobre animal que no tomó ninguna decisión por nosotros pero que tiene que pagar las consecuencias.

Lo que me indigna ya no es la noticia en sí porque, como repito, nada hasta ahora apunta que sea 100% verdad y prefiero pensar que todavía nadie se ha vuelto tan loco y menos por un campeonato deportivo (aunque antecedentes en la humanidad sobren para creerse a ciegas esto). Lo que me cabrea es la opinión de algunas personas y los pocos medios que se facilitan a las protectoras para ayudar a resolver el problema de los perros y gatos en las calles.

Protectoras saturadas, sin recursos, escasas ayudas económicas o subvenciones… el interés en general, es mínimo. Además, el mayor problema radica dentro de las propias asociaciones protectoras que tienen infinidad de problemas ético-morales con respecto a qué hacer con los animales que llegan en peor estado.

Tenemos que cambiar nuestra mentalidad y dejar de delegar una responsabilidad que es de todos en estas asociaciones. Pero para que eso ocurra todavía queda demasiado camino por andar. Mientras tanto me alegra poder decir que aún quedan amigos de los animales que se esfuerzan por  mover algo dentro de nuestras conciencias y despertar al menos nuestra adormecida sensibilidad.

Hoy también quiero aprovechar para hablar de un proyecto hermoso que varias personas (entre ellas me enorgullece decir que un par de amigas) están llevando adelante con mucha ilusión y en el cual me gustaría colaborar siempre que sea posible. Un proyecto no lucrativo que tiene el fin de ayudar a los animales en un futuro. De momento es algo que nace de una pequeña ilusión, pero como antes he dicho, a todos nos corresponde colaborar para hacer crecer ese sueño y convertirlo en una realidad. Con ello, estaríamos ayudando a un montón de “animali-cos”. Este es el foro de Animali-cos donde podéis participar con vuestras opiniones e ideas: http://animalicos.esforos.com/portal.php

El fin que nunca hay que perder de vista es que dejemos de leer opiniones que antepongan el fútbol (o cualquier otra afición) a una vida y que la gente empiece a cambiar su mentalidad. Que no tenga que despertarme una mañana más y leer semejantes atrocidades…

Within Temptation

Han pasado 9 días desde el concierto. La verdad es que, a estas alturas, no me atrae tanto escribir una crónica o algo similar, pero el concierto tampoco merece no ser ni siquiera comentado cuando la verdad es que me sorprendió muy gratamente. He de decir que al final, esa volatilidad musical es lo que hizo que el concierto fuera tan ameno y que pasara volando a pesar de durar casi dos horas.

Por supuesto, Sharon no me decepcionó en absoluto, es más, puedo decir que solo confirmó todas las cosas buenas que yo pensaba de ella como cantante y persona. Es una mujer preciosa por fuera y por dentro. La más dulce. Con una voz privilegiada y que además me hizo sentir inmensamente contenta cuando cantó ‘Angels’.

Pero lo mejor no es solo que ellos me convencieran a mi como banda, no. Lo mejor de todo es saber que nosotros los convencimos a ellos como público y que dejaron Madrid ‘locos’ después del espectáculo que nosotros también les dimos a ellos desde abajo.

Y como una imagen vale más que mil palabras aquí os dejo un vídeo.

Te dejo Madrid

“No quiero jugar mi suerte por ti
No puedo con V pequeña vivir
Yo nunca supe actuar
Y mis labios se ven
Muertos de sed 

No quiero dejarlo todo al azar
Entiendo que he comenzado a estorbar
Pronto estaré de ti
Muy, muy lejos 

Ahí me voy otra vez
Ahí te dejo Madrid”

Era nuestra última oportunidad. No había nada que perder y ninguna esperanza por mi parte que pudiera ser reventada en un segundo. Recelaba de este reencuentro porque sabía que era difícil que pudieras ofrecerme algo que me devolviera la ilusión pero no había ningún temor a salir herida. Una vez más, me equivoqué.

Duele saber que una vez más te digo adiós y que, esta vez, no sé por cuanto tiempo será. Pero mis sueños no se pueden anteponer a la realidad. Y la realidad es que todo está verdaderamente jodido como para que esté montando castillos en el aire. Necesito cimientos sólidos y dejar de fantasear con que TODO es posible.

La semana ha sido extraña, sobre todo por esa voz interna que decía: “ya no es tu hogar, vuelve”. ¿Volver a dónde? He tratado de encontrar las palabras y cuando tenía todo por decir, no he encontrado el momento de dejarlas salir. Me he mareado dando vueltas por lugares que solo me llevaban de una calle a otra. Calles llenas de desilusión.

Creo que en alguna de mis escapadas pasadas me dejé el corazón en alguna de ellas y esta vez me he reencontrado con él y le he pedido que vuelva conmigo. Que no se quede en Madrid sin mi mientras yo vuelvo otra vez entre lágrimas a otro lugar que tampoco es mi hogar.

Estoy perdida. Tan perdida que a veces pienso que no encontraré una salida, pero entonces pienso positivamente. Soy artista, siempre puedo inventar una. Siempre que mi cuerpo y mi corazón estén juntos en el mismo sitio.

Y por eso, Madrid, te necesito lejos porque no puedo arriesgarme a que vuelvas a robar y romper mi corazón.

Tierra busca agua

Soy la tierra buscando el agua que haga germinar las semillas y florecer los campos.

Soy un mundo erigido sobre las sensaciones que me llegan a través de mis sentidos buscando el agua del que beberlas.

Soy la pereza en todo aquello que no conduce a un lugar físico buscando el agua que me transporte con su corriente, sin importar el destino.

Soy la paciencia buscando el agua brava que calmar con mi perseverancia.

Soy la fidelidad buscando el agua que seguir desde el más pequeño río hasta el más ancho mar.

Soy el gusto por lo bello buscando agua cristalina, un lugar en el que nuestro reflejo sea lo más hermoso.

Soy la tierra en busca del agua que le de la vida.