Orgasmo y final.


Ven aquí a dinamitar este imperio del frío y que tus manos sean artífices del incendio que me derrita. No quiero que me acaricies, sólo que resuenen mis huesos con cada oleada de calor. No quiero que me beses con dulzura, sólo que tu lengua dibuje cada centímetro de mi cuerpo. No quiero que me abraces, ni que me regales palabras bonitas al oído. No quiero ser una princesa, ni que me hagas sentir como la única, sólo estoy buscando una batalla con un escenario improvisado. Hazme la guerra y deja el amor a un lado.

Que no te confunda mi apariencia delicada que sólo quiero de ti sentir tus manos en mis caderas, subiendo por mi espalda y perdiéndose entre mi pelo. Mírame entonces como sólo se mira a alguien cuando se le odia y se le desea al mismo tiempo. Pierde tus labios entre los míos, no importa el daño que me hagas. Yo lo siento más abajo. Enrédame entre tus piernas y apriétame contra tu cintura. Quiero ser la prisionera de ese revolcón y que me ganes esta batalla…

Pero por nada del mundo dejes que muera sin escuchar el éxtasis de tu victoria y el grito de mi derrota más esperada…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s