Street Fighter Vol. II


Blanka: He aquí uno de los personajes de la saga que más me fascina. ¿Cómo convencer a alguien de que esto (véase en la imagen) es un ser humano? Yo diría más bien que es un Pokemon del tipo eléctrico, pero lo cierto es que se dice de Blankanieves que él era Jimmy, un niño que viajaba en un avión con sus padres que se estrelló en el Amazonas, donde fue criado por animales salvajes (cualquier parecido con Tarzán es mera casualidad). De tanto vivir entre animales, el chaval creció como uno de ellos, tanto que los caninos y los incisivos se le desarrollaron sobremanera, tiene unas garras que necesitan un buen limado urgente, está lleno de pelo naranja por todas partes y por cosas de la naturaleza es más verde que el propio Amazonas. Eso si, en recuerdo de su civismo perdido, extrañamente, lleva unos pantalones.

Tarzán Blanka es toda una bestia salvaje que lanza descargas eléctricas, habilidad muy común de sus antepasados, los seres humanos. Os podéis quedar con la teoría que más os guste, que de pequeño se tragó una pila eléctrica, que se crió entre una manada de Pikachus salvajes, que le cayó un rayo encima o que fue producto de algún experimento pero la verdad es que ese “don” le viene por codearse con anguilas eléctricas (esto tampoco lo intentéis en casa llenando la bañera de estos bichos).

Probablemente sea de los pocos personajes de “Street Fighter” que no esté obsesionado con Ryu, pero eso se debe a que no sale de su selva en Brasil y todavía no le conoce. Su único amigo es Dan Hibiki (al que rescató en el Amazonas cuando estaba perdido), un pseudo proyecto de Capcom de Ryu alternativo que en realidad era una burla a Ryo Sakazaki, protagonista de otra saga de lucha llamada Art of fighting. Dan pasó en la historia de la saga como el payaso oficial y el profesor de inglés de Blanka porque ya que lo habían creado, algún papel tenían que darle.

Aunque ha tenido oportunidades para abandonar la selva de mano de Dan, Blanka siempre (o al menos casi siempre) ha permanecido en el Amazonas dado el miedo que tienen las personas de invitarlo a sus casas y que les salte el automático en cuanto entre por la puerta. Se dice que el mismo se autoabastece robando pequeños electrodomésticos que hace funcionar a través de su propia energía.

Entre sus movimientos destaca uno en el que se hace una bola y se lanza sobre su oponente, habilidad que aprendió de los armadillos, el rayo eléctrico que te da una visión del esqueleto de tu personaje más precisa que cualquier radiografía y lo que llamo el “comecocos” que consiste en engancharse al cuerpo del rival y pegarle unos bocaos en la cabeza de escándalo. Por lo demás, se dedica a darte patadas como si fueras una pelota de fútbol.

Blanka, además de pasar mucha hambre en la selva lucha en el torneo de “Street Fighter” por una buena causa. Cuando se proclama vencedor se reencuentra con su madre en una de las escenas más lacrimógenas de toda la saga. Y aunque todos los elementos de esta historia son propicios para que haya algún mono de por medio, no aparece ninguno en ningún momento.

El escenario de Blanka ha variado con el paso del tiempo debido a que el primero mostraba un poblado chabolista con gente paleta pobre de fondo, una culebra que hace las veces de boa constrictor enroscada en un árbol y ya. Eso indignó a los brasileños porque no querían que el resto del mundo tuviera esa imagen de Brasil. Y eso que a mi lo que realmente me indigna es que si había gente alrededor de Blanka, nunca nadie le enseñara a usar un peine o un diccionario, aunque es probable que alguien de ese poblado le suministrara los pantalones para que no fuera todo el día con la cosa colgando desnudo.

Actualmente el escenario de lucha de Blanka es mucho más selvático (la misma serpiente sigue ahí, eso no cambia), con una casa de madera y un pantano  por si se queda sin carga eléctrica durante un combate, poder tirarse al agua de cabeza con las anguilas y recargarse.

William F. Guile: Es el típico estadounidense teniente metrosexual hinchado de anabolizantes de las fuerzas aéreas que te imaginas con un puro en la boca sentado a los mandos de alguna metralleta tamaño portaviones y disparando munición sin ningún sentido como haría un yankee idiota loco. Solo que este en vez de sonreír sin que se le mueva el puro de la boca, siempre está serio como si no comiera suficiente bifidus activo.

El motivo de su infelicidad es que vive deprimido desde que Mr. Bison asesinó a su compañero de juergas militares Charlie Nash. Como está muy ocupado odiando a Mr. Bison no ha tenido tiempo de reparar en Ryu. Fijaos a que punto llega su deseo de vengar la muerte de su amigo que abandona a su mujer y a su hija para montarse en un helicóptero e ir hasta la base de Mr. Bison y liarse a tortas y bombardeos con todo lo que pilla por delante.

Todo ello siempre con la ayuda de Chun-Li ya que están muy unidos por el odio mutuo que comparten hacia Mr. Bison además de que los dos son igual de imbéciles a la hora de cumplir venganzas ya que una vez que te pasas el torneo de “Street Fighter” con Guile tiene lugar otro de los acontecimientos más jodefinales emotivos de la saga. Su mujer y su hija aparecen de repente por ahí cuando Guile está a punto de hacer que Bison se coma su gorra y le ruegan que no se convierta en un asesino como él. Guile reflexiona, le vuelve a poner a Mr. Bison la boina sobre la cabeza y vuelve a casa con ellas aunque en un primer momento no fuera capaz ni de reconocer a su hija.

Lo más destacable de este personaje al que extrañamente le dan bastante protagonismo, es su tupé amarillo canario más desafiante a cualquier ley de gravedad que el movimiento misil de Honda. Se dice también que es hierba alta de la sabana africana que le fue injertada en la cabeza después de que en una misión militar se quedara más calvo que Sagat. En su cabeza vive además una tribu africana entera.

Desde que se quedara calvo, Guile cuida tanto su pelo que cada vez que vence a algún rival en el juego, se lo cepilla ya que es difícil que un pelo tan ingrávido se mantenga perfecto durante tanto ajetreo.

Su escenario de batalla es, como no podía ser menos, una base militar con un avión de fondo y un grupo de colegas de curro tocándose los huevos a dos manos aprovechando su hora del almuerzo para ver como Guile le mete de hostias al becario que se ha comido su comida por error. Todo esto presenciado por dos compañeras de trabajo que se comportan y visten como si fueran las azafatas del avión con el que Guile se dedica a dar vueltas por todo EEUU buscando la escuela de su hija, de la que se sigue olvidando con frecuencia.

Victor Zangief: El papá oso wrestler de “Street Fighter”. Este ruso de pelo en pecho y sobacos perfectamente depilados que camina torpemente por los escenarios de batalla ataviado con un minúsculo y ceñido calzoncillo rojo es un personaje polémico debido a que la compañía dejó caer a través de un libro con información oficial acerca de la saga que es homosexual pero sin llegar a confirmarlo. Es más, en algunos juegos sus frases son bastante ambiguas, sin embargo y para mantener esa patata caliente, en uno de los últimos juegos de la saga se le ha relacionado con un personaje femenino.

Zangief es un hombre rudo de la Rusia siberiana pintado como un tío bobalicón con muy pocas luces además de torpe y lento pero fuerte y muy mañoso en la lucha cuerpo a cuerpo. Cuando Zangief anda por el escenario de lucha siempre lo hace muy abierto de brazos y de piernas, lo segundo, probablemente para no convertir sus reales en una tortilla de huevos. O simplemente porque de tantos esteroides ya no puede ni cerrarse de piernas. Para rematar el orgullo de este personaje, su nombre original era Vodka Gobalsky.

Existía una leyenda que decía que si te pasabas el torneo de “Street Fighter” con Zangief sin que te derrotaran y haciendo Perfect (sin que te tocase un pelo) a Mr. Bison, después bajaba Gorbachov de un helicóptero para felicitarte y marcarse un baile ruso con el wrestler. Un jugón street fightero se empeñó en descubrir la verdad detrás de la leyenda y después de pasarse 4 días jugando día y noche sin descanso consiguió la prueba que demuestra que esta leyenda SI era cierta. Después de esto, tuvieron que desincrustarle los dedos de los botones y fue internado en una clínica por el impacto de ver a Zangief bailando todavía más abierto de piernas.

Su escenario de lucha es una especie de fábrica de mala muerte donde probablemente además de organizar peleas clandestinas que son observadas por los trabajadores de lugar haya un par de mafiosos rusos jugando a la ruleta rusa en alguna esquina.

Dhalsim: Este luchador de nombre parecido al jarabe que nos enchufaban de pequeños es un maestro de la India experto en yoga y meditación. Su cuerpo pintarrajeado y las calaveras que lleva al cuello le dan más aspecto de practicante habitual de rituales satánicos y vudú que de yogui, sin embargo, Dhalsim es un buen tío que huye de hacer daño físico a otros y únicamente lo infringió al inscribirse en el torneo de “Street Fighter”para salvar a su pueblo de la miseria.

Dhalsim es todo un contorsionista nato, es por esto que ha pasado a la historia por ser el coreógrafo de muchas artistas del pop, como Shakira, a la que enseñó su movimiento de cadera y para quien inventó los pasos del Waka-Waka. Además, aprovechó para dar el salto a la fama como bailarín participando en el videoclip.

En el combate, cuando es poseído por el espíritu de una antena de repetición se lanza al grito de yugafair contra sus adversarios y tiene la habilidad especial de tocarte los c****** hasta el extremo debido a que al ser pariente del Señor Elástico puede estirar cualquier parte de su cuerpo como si fuera de goma (¿eso que escucho son risitas?). Si a eso le sumas que se teletransporta y escupe fuego, es uno de los personajes más cansinos a los que te puedes enfrentar.

Por suerte para los street fighteros es buen tío porque si llega a ser ayudante de Mr. Bison, con lo pesado que es se escapa de la pantalla para seguir dándote cabezazos en persona mientras te grita a la oreja ¡yugafair, yugafair, yugafair!

Su escenario de lucha puede que sea uno de los más contradictorios del juego. Dhalsim, que es presentado como un luchador austero te mete tortas en el templo más lujoso de toda India mientras la pelea es observada por un grupo de elefantes que lanza cacahuetes para animar el cotarro.

Cammy White: Cuando esta luchadora inglesa pasó a formar parte del elenco de luchadores de “Street Fighter” todos los frikis que soñaban con Chun-Li pasaron a soñar con Chun-Li dándose el lote con Cammy.

Cammy es una rubia de ojos azules que además de estar muy buena reparte hostias como panes. Esto se debe a que fue creada a partir del ADN de Mr. Bison, pero no es que ella sea mala, sino que es más bien una autómata mandada. Ella es una asesina por encargo que se encuentra muy cómoda trabajando en traje de baño ya que espera ansiosamente la llegada del verano. Lo del leotardo es algo que nunca me explicaré, ya que no veáis lo incómodo que es ya sólo andar cuando a la braga le da por explorar territorio prohibido… mucho menos me imagino partiendo cabezas de esa guisa.

Pero además del traje de baño que según el día es verde o azul, lleva una boina roja que no se le cae de la cabeza ni cuando se la estás partiendo. Lleva el pelo recogido en dos trenzas con las que además puede hacerte el látigo cepa.

Es conocida como Abeja Asesina a pesar de que por su leotardo verde hubiera sido más propicio llamarla algo así como Mantis Asesina (esta chorrada les ha sido ofrecida gratuitamente). Aunque lo más extraño de todo es que esta rubia más proporcionada que Chun-Li sea capaz de levantar por encima de su cabeza a moles como Zangief, Blanka y Birdie.

Después de todo, Cammy consiguió empezar a tomar conciencia de si misma y librarse del influjo de Mr. Bison, aunque en el proceso se quedó amnésica perdida. Bison mandó  a Vega que buscase a Cammy y la ensartara como un pincho moruno en su garra de tres filos. A Vega, que no hay cosa que más le emocione que matar gente fea y dar pa’l pelo a mujeres bellas se lanzó en su búsqueda. Pero cuando la encontró sintió que había visto algo más hermoso que su cara reflejada en un espejo y la dejó vivir en vista de que no sabía ni en qué año había nacido.

Esta amnesia fue aprovechada por los frikis para fantasear con que Cammy descubriera cierta inclinación sexual hacia Chun-Li, sobre todo a raíz de algún breve encuentro que tuvieron antes de que la rubia fuera a parar a las inmediaciones del MI6 británico sin memoria. Así es como se nos llenó internet de imágenes muy guarras eróticas que a día de hoy hacen casi imposible encontrar una foto en la que Cammy y Chun-Li salgan juntas y vestidas.

Cammy, como tiene amnesia, no recuerda dónde se dejó el escenario para dar patadas y hacer látigos cepa así que va de aquí para allá pidiéndole a sus otros amigos street fighteros que le dejen luchar en los suyos.

CONTINUARÁ…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s