Neverending story


No lo puedes ver. Ni siquiera lo intuyes. Pero no sabes lo cerca que estoy de darme a la fuga.

De cerrar las páginas de una historia a la que ya no encuentro el modo más decente de darle un punto y final.

Confieso, tengo miedo de que este relato se convierta en una de esas sagas interminables que de tanto estirarse en el tiempo acaban por perder su significado.

Pero lo que más temo es que el desenlace sea uno de esos cuyo amargo final te deja una gran sensación de vacío. O de que haya un “y comieron perdices” para ti, pero no para mi.

Tengo que dejar de reescribir la misma historia una y otra vez. Esa que, en mi interior, siempre supe que nunca debí haber escrito.

Ha llegado ese momento en el que me he dado cuenta de que no puedo sentarme frente a mi propio cuento y convertirme en el personaje secundario.

No lo puedes ver. Ni siquiera lo intuyes. Pero no sabes lo cerca que estoy de abandonar este libro…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s