Diario de un Khajiita – El despertar de una bestia I


Khajiita

Como no tengo una foto mía, os dejo una de mi primo el día de su comunión.

 

Querido diario:

Creo que la noche se me fue de las garras. Tanto, que por poco no lo cuento hoy. No sé que clase de aguamiel de garrafón me sirvieron en la última taberna o si alguien echó skooma en mi bebida, pero esta mañana me he levantado esposado en un carromato con otros tres tipos a los que no les había visto sus sucias caras en mi vida (que yo recuerde). Hay que ver que poca higiene tienen los nórdicos en Skyrim. Será que no lo entiendo porque soy un gato y me gusta pasar horas y horas acicalándome.

La cuestión es que ahí, maniatado y desorientado, me he enterado de que íbamos directos a que nos cortaran la cabeza. Hasta ahora había probado de todo para que mis muy innumerables resacas a lo largo de mis siete vidas no martillearan mi cabeza. Y aunque nunca pensé en perderla literalmente, sonaba a remedio muy eficaz. Así que como soy un gato optimista, pensé que no había mal que por bien no viniera.

Cuando me hicieron bajar del carromato, un imperial me preguntó por mi nombre y he tardado varios minutos en recordarlo. Empiezo a pensar que esa mierda que me sirvieron no era aguamiel, sino cerveza argoniana. Finalmente he conseguido recordar que me llamo Simba. Sí, lamentable. Mi poca memoria… y el nombre.

He usado mis más hábiles técnicas de seducción gatuna con ese imperial haciéndole ojitos para que me liberase, pero no ha habido manera. Creo que era por los gritos de una imperial que hablaba de un tal Ulfric, Capa de la Tormenta. Se ve que era uno de los que iba en el carromato conmigo. No sé que hicimos anoche, pero la debimos de liar muy parda porque la tipa no paraba de vociferar que tanto él como los rebeldes que le apoyábamos, debíamos pagar por nuestros crímenes. Ahora es cuando resuenan en mi cabeza los sabios maullidos de mi madre que me decían: “Hijo, no te juntes con compañías humanas que la curiosidad mató al gato”.

En medio de estas divagaciones, cuando me he querido dar cuenta, mi cabeza estaba a punto de ser pasada por el hacha del verdugo, pero entonces… ¡por todos los santos gatos! ¡un dragón! ¡ha aparecido un dragón gigantesco! Ni que decir queda que ha decidido hacerse una barbacoa con la aldea, los imperiales y todo lo que ha pillado por allí. Y como yo soy un gato que sabe aprovechar las oportunidades, he huido como si un guepardo me hubiera poseído. Además me he sentido aliviado al ver que mis facultades seductoras no han disminuido ni un ápice cuando el imperial del interrogatorio ha aparecido para ayudarme a salvar el pellejo, ¡si es que nadie escapa a mis encantos!

¿De verdad alguien se me puede resistir con esta cara?

¿De verdad alguien se me puede resistir con esta cara?

De hecho, se ve que el impacto que he causado en él ha sido muy fuerte porque me ha llevado directo a casa de un familiar suyo en Cauce Boscoso, el cual por cierto ha debido de quedar igual de impresionado por mi belleza, pues poco le ha faltado para darme hasta las escrituras de su casa. A pesar de su generosidad, he decidido “tomar prestadas” unas cuantas cosas más de su banco de herrero. Pero como soy un ladrón con un gran corazón, en símbolo de gratitud y como muestra de amistad, le he dejado un ratón muerto sobre la almohada de su camastro. Estoy seguro de que se llevará una grata sorpresa cuando lo encuentre.

Tras despedirme del imperial y el resto de su familia, he dado una vuelta por esta pequeña aldea que no me ha llevado más de dos minutos. Como era de esperar, he acabado metido en la taberna, y hace escasos segundos el tabernero me ha estado hablando sobre un triángulo amoroso en Cauce Boscoso entre una nórdica, un bardo y un elfo. Sé que parece el comienzo de un chiste malo, pero he decidido (en vista de que no hay nada mejor que hacer por aquí) investigar más a fondo esta situación para ver si puedo sacar provecho de ella…

PD: Por hoy, no más aguamiel. Sólo agua para mi.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s