La chica que se “encontró” – despidiendo LOST GIRL

Hace unos días vi el capítulo final de una de las series que, probablemente, más haya marcado mi vida, Lost Girl. No por nada, esta serie se coló en mi top 3 desbancando a toda una “Buffy, la cazavampiros”. Pero es que Lost Girl, es una serie valiente, diferente, donde las mujeres tienen un gran poder, donde no hay etiquetas y que a pesar de no ser una superproducción, compensa sus carencias técnicas con el acierto a la hora de tratar temas con los que todos nos sentimos identificados, como el amor, la amistad o la familia. Pero antes de analizar este capítulo final, quisiera hacer un resumen del mismo.

El episodio abre con Kenzi, Lauren, Mark y Dyson rodeados por las llamas en casa de Bo, quien aparentemente, había decidido hacer a sus amigos a la parrilla para ganarse la simpatía de su malísimo padre, Hades. A tan sólo unos pocos segundos del capítulo, estaba sufriendo pensando que la súcubo se había pasado al bando oscuro, pues el grupo parece no encontrar salida en ese infierno, pero Kenzi y Lauren se percatan de que la herradura para controlar al Pyrippus sigue en la casa, la cual ya sirvió para controlar el fuego antes. Por si fuera poco, de repente aparece Popeye Bruce abriendo un boquete en la casa para ayudar al team succubus.

lostgirl516_0035

Fuera de la casa, Bruce explica que Bo le mandó un mensaje para que fuera allí. Pero lejos de pensar que la súcubo esconde algún plan maestro detrás del intento de achicarramiento de sus amigos, Mark duda de las intenciones de nuestra protagonista. Kenzi saca las uñas por su mejor amiga y defiende la idea de que Bo lo hizo por alguna buena razón y, por suerte, Lauren y Dyson, que llevan más tiempo en el team succubus que el novato de Mark, se suman a su opinión. Por el momento, acuerdan no hacer mucho ruido para no estropear cualquiera que sea el plan de la súcubo.

Mientras tanto, Bo le hace saber a Hades que no está por la labor de tener hermanos y que quiere a Tamsin muerta. No sólo eso, sino que ella misma se quiere encargar del trabajo sucio, por lo que va a hacerle una visita a la valquiria enjaulada, que trata de llegar a su corazón, pero Bo se muestra impertérrita y finalmente le da el beso de la muerte. A este punto mi fe en ella volvió a tambalearse, pero si Kenzi, su corazón, no duda de ella, yo tampoco.

lostgirl516_0218

En algún otro punto, el grupo encuentra el modo de pasar desapercibido en la que sea probablemente la caravana más llamativa de toda la maldita ciudad, la de Vex. Esta caravana-mercadillo ambulante por un momento me trajo a la memoria el último episodio de “Buffy, la cazavampiros” y la huida de Sunnydale.

lostgirl516_0278

Volviendo a Hades y Bo, el primero hace saber a la súcubo que sabe que no ha matado a Tamsin. Pero como tiene más años de experiencia y es más malo que el hambre ha esperado hasta el momento en el que su hija ya no puede escapar de la trampa. La atrapa con los zapatos del infierno, que se convierten en unas botas metálicas que dejan a Bo literalmente pegada al suelo y Hades aprovecha que no puede menearse para hacerle un lavado de cerebro recordándole sus miserias: la muerte de Hale, Trick, Rainer (¿en serio? ¿pero este tío le llegó a importar a Bo?) y la de Aife, el abandono de Kenzi al marcharse a España, sus rupturas con Dyson y Lauren, incluso que la doctora se marchitará algún día y morirá. Todo esto es demasiado para nuestra muy emocional súcubo que rompe a llorar y sucumbe al dolor. La reina oscura ya está en marcha. Bo pone los ojos en blanco, digo, azul, y empieza a sucubearse hasta la última rata de alcantarilla. No sobreviven ni las cucarachas.

lostgirl516_0571

Nuevamente en la caravana, Lauren está fabricando un arma de destrucción masiva. Bueno, no, sólo son unas inyecciones, pero la voluntad es lo que cuenta. Dyson para matar el tiempo decide hablar con la doctora del tema que más los une, Bo. El lobo anima a Lauren a no perder a Bo por sus temores, y Lauren a su vez, le hace saber que está tranquila porque sabe que cuando ella falte, Bo siempre podrá contar con él. Aquí mi corazoncito dio un salto de alegría, primero por la bonita amistad que llegan a entablar estos dos personajes, y segundo porque todo olía a Doccubus.

lostgirl516_0669

Pero el momento mono se ve interrumpido cuando el equipo es consciente de que hay chi flotando en el ambiente y que, por desgracia, Bo debe estar alimentándose de la ciudad entera. Pero por suerte, la herradura también parece protegerles de la propia súcubo. Mientras tanto, Tamsin, que no estaba muerta, estaba de parranda, se despierta y saca una llave de su boca. Bo, a parte de dar unos besos muy buenos, los da con sorpresa. Así, nuestra valquiria, abre las puertas de su jaula.

La moral del equipo se viene abajo cuando descubren que Bo ha comido hasta empacharse. Y después ha repetido, con alevosía. Pero Kenzi, fiel a su amiga, sigue defendiéndola a capa y espada enfadándose con los demás miembros del grupo, que aunque flaquean en su confianza hacia la súcubo, deciden seguir adelante para recuperarla.

lostgirl516_0935

Si la moral de nuestros personajes está por los suelos, la de Hades está escalando hasta el peldaño más alto. Al menos hasta que se da cuenta de que algo no anda bien, pues el flujo de chi de Bo no ha completado el mural del Pyrippus. Bo, que ya está sumida en la oscuridad, confiesa que sus aliados siguen con vida y su padre le pide que lo remedie. Hades, para no estar ocioso, decide ir levantando algunos efectivos de su próximo ejército.

lostgirl516_1032

Y como no, los miembros del equipo son los únicos en la ciudad para verlos venir. Pero una vez más, la herradura les protege contra los disparos de un grupo de policías que habían resucitado delante de las narices del grupo. Kenzi hasta piensa en casarse con la herradura, y no es para menos. Yo me la colgaba al cuello y ya no me la sacaban ni con aceite hirviendo. La parte positiva es que el grupo consigue refugiarse en la caravana, pero quedan un tanto atrapados. Por suerte Tamsin aparece muy, muy cabreada después de haber estado enjaulada y devuelve a los policías al suelo del que se habían levantado poco tiempo antes. La valquiria se encarga de contarle al grupo que Bo le pasó la llave para poder escapar y sentimos que la fe en la súcubo se restaura un poquito.

lostgirl516_1140

Pero justo en ese momento, Bo, que encontrando personas es mejor y más rápida que Paco Lobatón, cae sobre el techo de la caravana. Kenzi sube para hablar con la súcubo e intentar llegarle al corazón, pero Bo sólo le sigue la corriente para quitarle la herradura, romperla y hacer volar a su mejor amiga por los aires. Acto seguido, empieza a sucubearlos a todos. A este punto, la boca me llega al suelo y tengo ganas de zurrar a Bo con los restos de la herradura. Pero algo pasa porque nuestra súcubo empieza a tener unas visiones de algunos momentos que pasó junto a sus amigos y sale del trance justo a tiempo. El amor por todos ellos la ha devuelto al buen camino.

lostgirl516_1409

Con Bo de vuelta al mundo de la buena gente, ésta les habla de su temor a no ser capaz de controlar al Pyrippus, pero Tamsin le suelta un acertado discurso acerca del bien y el mal que hay en todos nosotros y de cómo hay que saber encontrar el equilibrio. Lauren refuerza esto al recordarle a Bo que cuando se conocieron, jamás pensó que llegaría a controlar su poder, y la súcubo empieza a convencerse de que puede coger el toro por los cuernos y no dejarse manipular por su padre.

En ese momento, los Ancianos fae, controlados por el poder de Hades, aparecen frente a la caravana. A Tamsin se le ocurre que es un buen momento para romper aguas. Pero Bo se pone manos a la obra mandando a Vex, Mark y Dyson a luchar contra los ancianos y a Lauren y a Kenzi supervisar el parto de la valquiria. Ella se encomienda el marrón más gordo, pues decide enfrentar a su padre.

Mientras Tamsin lucha por dar a luz, Bo se enfrenta a su padre en una batalla épica como pocas. Vale, no. Se echan un pulso a ver quien es más fuerte y al final resulta que a Bo, la sangre de Trick le da un extra y derrota a su malvadísimo padre, mandándolo de vuelta al infierno y dejando claro que ella va a vivir la vida que ha elegido, no la que él tenía en mente.

lostgirl516_1804

Tras un momento para recuperar energía, Bo empieza a devolver el chi a todas las personas sucubeadas y restaura el daño que había hecho devolviendo a la vida a todos.

lostgirl516_1866

Mientras Bo ando compartiendo aliento con toda la ciudad, Mark y Vex intercambian palabras en una escena inesperada y extraña. El mesmer le pregunta si ya escogió bando, y Mark le dice que no lo hará, pero que tomó una decisión y le ofrece su mano para que Vex la tome.

lostgirl516_1984

Más dramático es lo que se está viviendo en el interior de la caravana. Tamsin ya ha dado a luz, pero su vida se extingue. Bo se resiste a perder a la valquiria, pero ésta está preparada para irse, pues su legado quedará a través de su hija y pide a la súcubo que cuide del bebé, a quien da el nombre de Dagny. Tamsin muere y se eleva como valquiria hasta el cielo en una escena muy emotiva que culmina con una pluma sobre el pecho de su hija. Y yo sin kleenex.

lostgirl516_2066

Pasado el peligro, vemos a Bo despidiéndose de su recién nacida pero ya un poco crecida hermana valquiria a quien deja en manos de Kenzi, quien se encargará de cuidarla. Nuestras chicas se despiden para una larga temporada, pero es necesario para proteger al bebé. Y yo sigo sin kleenex.

lostgirl516_2342

Tras ver marchar a Kenzi, Bo se acerca hasta Lauren que está subida en el capó del coche de la súcubo. Bo se pone filosófica y habla de la incertidumbre del futuro, pero la doctora sí tiene clara una cosa del futuro, y en lo que parece la declaración de unos votos nupciales, Lauren le dice: “Yo, la humana, Lauren Lewis, quiero pasar el resto de mi vida contigo, súcubo, Bo Dennis”. Bo, que no se da cuenta de que está asistiendo a su propia boda, duda un poco dado que no puede dejar a un lado el hecho de que Lauren la dejó dos veces, pero la doctora le dice que no volverá a cometer ese error, y tras preguntarle si cree que pueden llevarlo adelante, ¡Bo por fin le dice que sí y nuestras chicas se casan sobre el capó de un coche con beso y todo! ¡Y yo sigo sin los malditos kleenex!

lostgirl516_2463

Después de este momento Doccubus, vemos como ha pasado el tiempo y una chica rubia se está dando el lote con otra en un coche. Un policía aparece para interrumpirlas, el mismísimo Mark, quien la lleva al Dal. Allí, Dyson, detrás de su barra, recibe a una Dagny ya adolescente y le hace firmar el libro de los Faes, al tiempo que Lauren le clava una inyección. Ella sabe como caer bien a la gente de entrada.

lostgirl516_2671

Dagny no se sorprende mucho ante todo esto, pues Kenzi ha debido de hacerle spoilers sobre su familia, al fin y al cabo Bo no quería que creciera como una chica perdida. Y hablando de la súcubo, ésta hace su aparición y deja embelesada a su hermanita pequeña (Lost Girl, no, que nos conocemos y ya ha habido demasiados líos entre familiares, NO). Entonces la marca de Hades hace de las suyas y Bo le advierte del peligro que se acerca. Dagny, que aún está verde como una fruta sin madurar (o como su chaqueta), pregunta qué pueden hacer, y Bo, confiada y segura de sí misma, le dice que estarán preparados. Así, sin cerrarse del todo, se completa el círculo de Lost Girl y termina la serie.

lostgirl516_2713

Entrando a valorar el final, en líneas generales, diré que me ha parecido un buen final, a la altura de la serie. Es más, me atrevo a decir que tras el descalabro de la cuarta temporada, que parece una temporada hecha sin criterio alguno, la quinta nos devolvió parte de la ilusión que nos robó esa desacertada temporada anterior. Es cierto que los guionistas se enredaron demasiado con las diferentes mitologías, y que la quinta rompió nuestros esquemas dejando a un lado la mitología nórdica para dar peso a la griega, en lo que parece ser un exceso de creatividad, pero se le perdona porque es Lost Girl, y creo que todos los que hemos seguido la serie nos acostumbramos a que la serie se salía de lo normal y que tenía momentos “What the hell!” o “¿Qué os fumáis los guionistas?” constantemente. Pero yo considero que esto era parte de su encanto.

Como no podía ser menos, este final también tuvo de esos momentos, pero si no los hubiera tenido, creo que los hubiera echado de menos, por lo que el capítulo final me gustó hasta con sus cosas extrañas, como que Vex pudiera hablar después de que le rajaran la garganta. Prefiero pensar que un mesmer se cura a la velocidad de la luz. Al final, estos pequeños fallos no empañan los mensajes optimistas que este episodio nos ha dejado, como tener fe en las personas a las que queremos, ser capaces de elegir nuestro propio destino y luchar por el amor a pesar de las dificultades.

Adoré más que nunca a Kenzi en este capítulo, no sólo por su fe inquebrantable en Bo, demostrando lo que es una amistad en mayúsculas, sino porque en los momentos más dramáticos, Kenzi siempre fue un rayo de luz con su humor. Es increíble como en la escena en la que Tamsin sufre dando a luz, este personaje consigue que la tensión se reduzca al mínimo haciendo incluso de la situación algo divertido.

Pero Lost Girl sabe de momentos. Por eso, y por el drama que iba a suponer la muerte de Tamsin, fue especial que Kenzi hiciera del momento del parto algo un poco menos dramático. Tamsin fue un personaje que apareció en la tercera temporada, pero que parecía llevar en la serie desde la primera. La muerte de la valquiria es un momento muy triste, pero también muy emotivo, pues incluso en su desgracia hay un final feliz. La valquiria vivía ya su última vida, pero ese bebé que deja en el mundo hará que siga con el resto del grupo por mucho más tiempo.

Por otro lado, adoré también la relación de amistad que con el tiempo forjaron Dyson y Lauren y que en este episodio se refleja bien al demostrarse el uno al otro la buena consideración que se tienen. Siempre pensé que el triángulo formado por Dyson-Bo-Lauren tendría un final abierto futuro, y no me equivoqué, porque es lo que se deduce de la conversación que mantienen, pero tras haber seguido la serie desde la primera temporada, considero que era la opción más lógica. Mientras Lauren existiera, Bo la elegiría siempre antes que al lobo, pero es innegable que para Bo, Dyson siempre estará ahí. Y me gusta la manera en que el lobo acepta esa realidad animando a Lauren a luchar por Bo.

Que los guionistas hayan dado un final feliz a Bo y a Lauren es lo mejor que le podía pasar a la serie en el aspecto romántico. Desde el primer momento, apostar por el Doccubus era apostar por el caballo perdedor, pero también era hacerlo por el amor verdadero, por ese por el que hay que luchar, pero que vale la pena. Dyson y Bo formaban la pareja lógica y cómoda, ambos faes, una relación que no tendría que atravesar tantos problemas. Pero apostaron por hacer posible el amor entre una humana y una súcubo. Lauren y Bo pasan por mucho a lo largo de cinco temporadas, y aunque seguirán enfrentando los mismos problemas, deciden hacerlo juntas. El mensaje que lanzan con esto es muy fuerte, pues mientras haya voluntad y amor, siempre hay esperanza de que hasta lo imposible salga adelante.

En cuanto a la trama de Dagny, me pareció otro gran acierto que su historia fuera la historia de Bo, pues la serie termina así como empezó, pero esta vez como debería haber sido, no con una chica perdida, sino con alguien que tiene una familia para guiarla y protegerla, con la súcubo a la cabeza de esa familia.

De Bo, que puedo decir… es un personaje que me enamoró desde el minuto uno. Quizás porque es fácil identificarse con un personaje que se siente perdido y a la deriva, sin necesidad de que haya motivos sobrenaturales de fondo. Creo que en el día a día, las personas tendemos a sentirnos muchas veces como un barco sin timón. Y cuando Bo hace su primera aparición, es un barco apunto de estrellarse. Creo que lo que Lost Girl nos enseña a través de este personaje, es que con lo bueno y con lo malo, debemos aceptarnos tal y como somos y creer en nosotros mismos. No tenemos que ser perfectos, ni los mejores, pero si ser capaces de crear nuestro propio destino, de ser los capitanes de nuestro barco, por eso, a pesar de que la batalla contra Hades me pareció demasiado absurda, el hecho de que Bo decida escoger ese momento para decir que va a vivir la vida que ha elegido, hace que aplauda el momento, pues es en los momentos difíciles cuando hay que ser valientes para tomar esa clase de decisión.

Por este buen sabor de boca que has dejado con este final, por los momentos buenos y malos que me has hecho pasar, por las personas que has traído a mi vida y por las personas a las que me has unido aún más, ¡gracias Lost Girl!

imagehandler.axd

Anuncios

Lost Girl

Lost Girl es una serie sobre seres sobrenaturales denominados Faes, entre los que sobresale una, nuestra protagonista: Ysabeau Dennis.

silk

Anna Silk tiene la llave de la eterna juventud

Bo, como todo el mundo la llama, es una súcubo muy poderosa que aún está en proceso de comprender su propia naturaleza. En este camino conocerá a varios personajes que le harán saber que su poder es especial, pues es capaz de absorber la energía vital de las personas.

tumblr_m0s3e5ej891qfu47lo1_500

Bueno, todos los superhéroes tienen algún punto débil…

tumblr_inline_n1ozigkuzv1rdfg8u

Tampoco lleva muy bien que le metan un polo frío por la oreja.

Bo es una fae que todo lo desconoce sobre el mundo del que proviene, pero una cosa tiene clara: no quiere hacer daño a nadie. Nuestra protagonista vive atormentada por su poder sucúbico, pues cada vez que se acuesta con alguien, se levanta con un cadáver. Por esto, procura mantener las distancias con el mundo que la rodea. Hasta que aparece Kenzi en su vida, una humana hiperactiva, amiga de lo ajeno y con una gran capacidad para ingerir alcohol a la que salva de ser violada y/o asesinada.

tumblr_inline_n7j6hgFgsu1si3734

Bo absorbe la energía vital, el “chi”, del hombre que había drogado a Kenzi, quien consigue hacer una fotografía con su móvil en el momento en el que nuestra súcubo deja que sus poderes actúen dejando al tipo más tieso que el codo de un playmobil.

tumblr_inline_n1do59JyJh1ruajmc

Algunos llevan una dieta rica en fibra o proteínas. La de Bo es especial.

JsaWbWh

Como es natural, Kenzi alucina, pero decide quedarse con la súcubo, porque no tiene donde dejarse caer y porque es su manera de agradecerle que le haya salvado la vida. Bo no se muestra muy convencida en un principio, pero lo cierto es que la joven rusa se convertirá en una de las piezas fundamentales de la vida de nuestra protagonista, además de ser el tequila, la sal y el limón de esta serie.

tumblr_lwzgnvlIWc1r7p8sgo1_500

Pero Kenzi no será la única en entrar en la vida de Bo, que al no esconder la prueba del delito, empieza a ser rastreada por dos policías, Dyson y Hale. Estos dos personajes son faes conscientes de su naturaleza y ellos ayudarán a la súcubo a dar los primeros pasos en el complejo mundo de criaturas sobrenaturales con las que conviven los humanos sin saberlo. Pronto se hará evidente la química entre Bo y Dyson, un cambiaformas u hombre-lobo.

reid

Pero nos falta otra pieza importante en este puzzle. La doctora Lauren Lewis, una humana que trabaja para faes y que conoce la existencia de los mismos. La científica explica a Bo, tras varias pruebas, que es una súcubo y que los faes están divididos en dos bandos. Luces y sombras. A la súcubo, que poco le interesa la antigua división de clanes, se dedica a ejercer su influencia sobre la doctora y hete aquí como se inicia un triángulo amoroso.

tumblr_ly3lwdrks11r8qpmxo1_500

A nuestra súcubo, que acaba de aterrizar en todo este mundo sobrenatural lleno de otros seres tan únicos como ella, no le apetece nada escoger bando, pero como a nadie parece importarle su opinión en este asunto, el Ash, líder de los faes de la luz, y la Morrigan, líder de los faes de la sombra, se ponen de acuerdo para hacer pasar una prueba a Bo.

lost-girl-cara

Más o menos la cara que se te queda al saber que a nadie le interesa tu opinión.

Mientras Kenzi busca el modo de ayudar a su nueva y poderosa amiga, Dyson lleva a Bo a pasar la prueba, que consiste en enfrentarse a unos subfaes, básicamente inadaptados que lo único a lo que han dedicado su vida es a aumentar su poder. La súcubo, como novata que es, tiene todas las de perder, pero el lobo, muy altruistamente se ofrece a ser su aperitivo para que nuestra protagonista no luche con el estómago vacío y tenga alguna posibilidad más. Bo se resiste por temor a hacerle daño, pero el policía insiste y así es como la súcubo descubre que su euforia sexual no afecta a los fae del mismo modo que a los humanos.

Con el estómago satisfecho, Bo se enfrenta a la prueba, derrotando con asombrosa facilidad al primer subfae, pero pasándolas un poco más canutas con el segundo, pues éste juega con su mente al punto de hacer sentir tan culpable a la súcubo por sus errores que la misma está dispuesta a beberse un mejunje que le haga olvidar todo. Por suerte, Kenzi encuentra a tiempo a Bo y le ayuda a salir del trance. La súcubo derrota al segundo fae y desafiando todo lo establecido hasta entonces en el mundo de los faes, decide no alinearse con ningún bando y escoger a los humanos, reclamando de paso a Kenzi.

Sin título

Y a partir de este momento, Lost Girl comienza a ampliar su historia, y a llenarse de carismáticos personajes, como un fae llamado Trick, dueño del “Dal Riata”, la taberna en la que tanto faes de la luz como de las sombras pueden refugiarse y donde reina el buen rollo, o Tamsin, una valquiria de armas tomar que al principio nos saca a todos un poco de nuestras casillas con su actitud, pero que acaba ganándose un hueco en nuestros corazones. Todo esto aderezado con un poco de mitología nórdica por aquí y otro poquito de mitología griega por allá que hacen de la serie algo original y diferente, y donde sin duda lo más loable es el modo en que consiguen que las etiquetas y la sexualidad de sus personajes se conviertan en algo secundario a pesar de que la protagonista es una súcubo que se alimenta a través del sexo, dando peso a los temas que realmente importan, como la amistad, el amor, la familia y el ser capaz de aceptarse y creer en uno mismo.

“Jurassic Park” de Michael Crichton

Jurassic-park-2-1024

Usualmente, cuando se habla de “Parque Jurásico” lo primero que acude a nuestra mente es la taquillera película que produjo Steven Spielberg en 1993 basada en el bestseller que Michael Crichton publicó en 1990. Es por esto, probablemente, que a la hora de ponernos delante de la obra escrita, todo lo que esperamos encontrar es una novela plagada de curiosidades y un gran número de datos científicos acerca de los dinosaurios, o cuando menos, una historia igual de trepidante como la del filme. Craso error. Y uno del que nos damos cuenta nada más sumergirnos entre las primeras páginas del libro.

El argumento es el mismo. Un excéntrico millonario lleva a cabo un ambicioso proyecto de ingeniería genética para clonar dinosaurios y crear la primera reserva biológica de estos seres en la Isla Nubla. Paralelamente, no muy lejos de esa isla, en Costa Rica, algunos niños y recién nacidos están siendo atacados por reptiles que la comunidad de científicos no son capaces de identificar. Para demostrar la fiabilidad del parque ante sus inversores, son invitados al mismo el paleontólogo Alan Grant, la paleobotánica Ellie Sattler, el matemático Ian Malcolm e incluso los nietos del acaudalado propietario. Sin embargo, durante la visita, un detonante hará que la seguridad de la isla se venga abajo y los dinosaurios campen a sus anchas sembrando el caos entre los visitantes.

Pues bien, podría decirse que aquí acabarían las similitudes entre película y libro, pues este último aborda desde el comienzo, con mayor y mejor precisión, el tema principal, el de la ingeniería genética y la poca humildad ante la grandeza de la naturaleza, cuestión que en la película queda totalmente eclipsada por sus fantásticos efectos especiales y dinosaurios que nos invitan a maravillarnos y entretenernos, pero no tanto a reflexionar acerca de lo que vemos.

Sobre una buena base científica y de manera más minuciosa, la novela de Michael Crichton se convierte en uno de esos libros que pone en tela de juicio el modo en que el ser humano intenta convertirse en creador y controlador de fuerzas que están vivas. En otras palabras, en cómo el ser humano juega a ser Dios. O en como no debería jugar a serlo. En palabras de uno de los personajes de esta historia (aunque he recurrido a la frase simplificada de la película), “Dios crea a los dinosaurios, Dios destruye a los dinosaurios, Dios crea al hombre, el hombre mata a Dios, el hombre crea a los dinosaurios”. Esta frase de Ian Malcolm, el matemático que a partir de la Teoría del Caos sostiene desde un primer momento que lo que se lleva a cabo en la isla es un acto incontrolable, parece ser el portavoz de la auténtica crítica que Crichton hace sobre los avances de la ciencia y cómo y de qué manera estos se ponen al servicio de la humanidad. Muchas veces, como actos de egoísmo y con fines materialistas que muy lejos quedan del verdadero progreso o la búsqueda del bienestar de los seres humanos.

Esa violación de la naturaleza, con científicos que clonan dinosaurios e incluso plantean la posibilidad de crear especímenes perfectos que puedan llegar al hogar de las personas, pone de manifiesto el poco respeto y la poca humildad ante una de las fuerzas más poderosas de la Tierra, su propia esencia creadora. De este modo, Crichton consigue que veamos lo que ocurre en Isla Nubla como una auténtica aberración científica, un crimen contra la misma naturaleza.

A este punto, el debate científico resulta especialmente convincente, expuesto de una manera tan clara que cualquiera sería capaz de seguirlo. Es más, cuando todos los personajes parecen meros figurantes de la isla, Ian Malcolm, el matemático que se dedica a pronosticar por la Teoría del Caos que todo acabará en desastre, resulta en la novela todo el hilo conductor de ese discurso y es, a mi modo de ver, el personaje más fascinante de la misma. Y es que por ponerle un pero al libro, encuentro a los personajes muy poco desarrollados (no son tan carismáticos como Spielberg consiguió que lo fueran en la película), aunque creo que en esta historia está justificado, pues el relato no va sobre ellos, si no sobre la dialéctica ciencia-naturaleza. No es uno de esos libros donde nos sumergimos en el relato por la capacidad que tenemos de empatizar con sus personajes, sino por la manera en que nos atrapa el debate que subyace en el mismo.

A colación de la frase que cité de Ian Malcolm, podría añadirse a la misma que, finalmente, los dinosaurios destruyen al hombre. Y a la ciencia. No entraré en detalles sobre el final de la novela, pues he procurado ceñirme a un comentario personal sin ahondar en las acciones que transcurren en la misma, pero digamos que hay cierta justicia poética en el modo en que la naturaleza aquí encarnada por los dinosaurios, vence al poder de la ciencia, en este caso, personificado por el millonario John Hammond. Para saber a que me refiero, tendréis que leer una de esas novelas cuyo mensaje sigue vivo así pasen los años.