Diario de un Khajiita – El despertar de una bestia I

Khajiita

Como no tengo una foto mía, os dejo una de mi primo el día de su comunión.

 

Querido diario:

Creo que la noche se me fue de las garras. Tanto, que por poco no lo cuento hoy. No sé que clase de aguamiel de garrafón me sirvieron en la última taberna o si alguien echó skooma en mi bebida, pero esta mañana me he levantado esposado en un carromato con otros tres tipos a los que no les había visto sus sucias caras en mi vida (que yo recuerde). Hay que ver que poca higiene tienen los nórdicos en Skyrim. Será que no lo entiendo porque soy un gato y me gusta pasar horas y horas acicalándome.

La cuestión es que ahí, maniatado y desorientado, me he enterado de que íbamos directos a que nos cortaran la cabeza. Hasta ahora había probado de todo para que mis muy innumerables resacas a lo largo de mis siete vidas no martillearan mi cabeza. Y aunque nunca pensé en perderla literalmente, sonaba a remedio muy eficaz. Así que como soy un gato optimista, pensé que no había mal que por bien no viniera.

Cuando me hicieron bajar del carromato, un imperial me preguntó por mi nombre y he tardado varios minutos en recordarlo. Empiezo a pensar que esa mierda que me sirvieron no era aguamiel, sino cerveza argoniana. Finalmente he conseguido recordar que me llamo Simba. Sí, lamentable. Mi poca memoria… y el nombre.

He usado mis más hábiles técnicas de seducción gatuna con ese imperial haciéndole ojitos para que me liberase, pero no ha habido manera. Creo que era por los gritos de una imperial que hablaba de un tal Ulfric, Capa de la Tormenta. Se ve que era uno de los que iba en el carromato conmigo. No sé que hicimos anoche, pero la debimos de liar muy parda porque la tipa no paraba de vociferar que tanto él como los rebeldes que le apoyábamos, debíamos pagar por nuestros crímenes. Ahora es cuando resuenan en mi cabeza los sabios maullidos de mi madre que me decían: “Hijo, no te juntes con compañías humanas que la curiosidad mató al gato”.

En medio de estas divagaciones, cuando me he querido dar cuenta, mi cabeza estaba a punto de ser pasada por el hacha del verdugo, pero entonces… ¡por todos los santos gatos! ¡un dragón! ¡ha aparecido un dragón gigantesco! Ni que decir queda que ha decidido hacerse una barbacoa con la aldea, los imperiales y todo lo que ha pillado por allí. Y como yo soy un gato que sabe aprovechar las oportunidades, he huido como si un guepardo me hubiera poseído. Además me he sentido aliviado al ver que mis facultades seductoras no han disminuido ni un ápice cuando el imperial del interrogatorio ha aparecido para ayudarme a salvar el pellejo, ¡si es que nadie escapa a mis encantos!

¿De verdad alguien se me puede resistir con esta cara?

¿De verdad alguien se me puede resistir con esta cara?

De hecho, se ve que el impacto que he causado en él ha sido muy fuerte porque me ha llevado directo a casa de un familiar suyo en Cauce Boscoso, el cual por cierto ha debido de quedar igual de impresionado por mi belleza, pues poco le ha faltado para darme hasta las escrituras de su casa. A pesar de su generosidad, he decidido “tomar prestadas” unas cuantas cosas más de su banco de herrero. Pero como soy un ladrón con un gran corazón, en símbolo de gratitud y como muestra de amistad, le he dejado un ratón muerto sobre la almohada de su camastro. Estoy seguro de que se llevará una grata sorpresa cuando lo encuentre.

Tras despedirme del imperial y el resto de su familia, he dado una vuelta por esta pequeña aldea que no me ha llevado más de dos minutos. Como era de esperar, he acabado metido en la taberna, y hace escasos segundos el tabernero me ha estado hablando sobre un triángulo amoroso en Cauce Boscoso entre una nórdica, un bardo y un elfo. Sé que parece el comienzo de un chiste malo, pero he decidido (en vista de que no hay nada mejor que hacer por aquí) investigar más a fondo esta situación para ver si puedo sacar provecho de ella…

PD: Por hoy, no más aguamiel. Sólo agua para mi.

 

 

 

 

 

 

Lo que todos hemos hecho en Skyrim

Skyrimtumblr_lzgkeeC3gH1r954eao1_400

1. Echarnos un compañero de aventuras.

Y lo primero que hemos hecho TODOS (quién diga que no está mintiendo como un bellaco) incluso antes de coger un poco de confianza ha sido robarle todo el oro y las llaves de su casa (para seguir robándole, claro). Esto es así, uno no se echa compañero de viaje en Skyrim para combatir el mal juntos. Nuestros nórdicos se bastan y se sobran sólos, pero si además de desvalijar a tu compañero sin tapujos puedes cargarle como una mula con la confianza de que él no te robará a ti, mejor que mejor.

2. Morir esperando a que tu acompañante se aparte de la puerta/salida.

Entras en tu casa de Carrera Blanca porque te has olvidado de apagar el caldero y cuando regresas hacia la puerta para seguir matando ayudando a todo el que se te pone por delante, ves que tu acompañante te está bloqueando la puerta. Ahí, no apoyado/a en plan casual sobre el marco, no, simplemente en todo el medio plantado/a como un pasmarote mientras te dice un escueto: ¿Hmmm? Aquí descubrimos porque nunca nos roba nada. Porque es tan tonto que si se quedase encerrado en un supermercado se moriría de hambre.

skyrim-funny-pictures-add

3. Emplear las más hábiles estrategias conocidas para robar todo a nuestro paso.

¿Quién quiere currárselo y mejorar sus habilidades para robar cuando puede usar cestas? ¡Son gratis y nos hacen ricos!

Skyrimcestamaxresdefault

¿Quién ha apagado las luces?

Además de esto, puedes dejar a la gente en paños menores, ¿necesitas más razones para empezar a usar las cestas?

4. Ser testigos de sucesos paranormales mientras recorremos la geografía…

Skyrimlasvistas

Bueno, esto tan paranormal no es, que cualquier sábado-noche en el monte nos podemos encontrar algo así

5. …o algún pueblo.

Skyrimtumblr_mt5w9mxW1l1r3d1rto1_400

¿Un tocón pa’ qué? Ya tengo aquí un buen cadáver.

6. Tener un caballo con tendencia al suicidio.

Lo de los caballos de Skyrim si que es un suceso paranormal en toda regla. Encima que estos bichos no duran ni medio asalto, ellos son tan bravucones como para meterse en cada fregao en el que se ve envuelto su dueño. Y los que no son sus dueños. Y digo esto porque estaba yo una vez visitando unas cuadras cuando el hombre de la caballeriza me pidió un pequeño combate a puñetazo limpio y como yo nunca digo que no a eso, me puse manos a la obra dispuesta a saltarle los dientes con mi mejor derechazo.

En esto que estaba yo dándole una paliza a ese idiota que había pensado que podía ganar a mi nórdica cuando baja un puñetero dragón a sumarse a la pelea. Dado que no podía parar la pelea con el tipo, pensé que iba a ser barbacoa de dragón. Cual es mi sorpresa cuando uno de los caballos sale del establo y se enfrenta al dragón. Lo mejor de todo es que a pesar de que los de su especie se mueren con que tosas un poco fuerte a su lado, este caballo se cargó al dragón y volvió tan ancho a la cuadra.

Al margen de esto, salvo para recorrer más rápido el mapa de Skyrim, trepar montañas y usarlos como colchonetas cuando nos lanzamos por acantilados, los caballos en Skyrim son totalmente prescindibles ya que su tendencia suicida hace que duren menos que la batería de un smartphone.

Skyrimtumblr_mluxj9OFSW1sn89fwo1_500

7. Ser el primer nórdico en llegar al espacio.

Esto con la inestimable ayuda de nuestros amigos los trolls. A todos nos ha pasado en nuestros inicios por Skyrim que hemos cometido el error de atrevernos a rondar de cerca a los mamuts de algún troll y claro, la ostia ni la vimos venir. De repente y sin saber por qué estábamos en órbita, surcando el cielo de Skyrim y tarareando mentalmente el párrafo de la canción “I believe I can fly”. Eso sí, las vistas desde ahí arriba son espectaculares. Pero por si acaso cuando volvemos a la tierra los trolls son esos seres que miramos desde lejos y a los que procuramos no tocarles los cojones mamuts.

8. Coleccionar más títulos que la Duquesa de Alba.

Me río de Aragorn. Mi nórdica es Isilion, la nacida del dragón, Thane de Carrera Blanca, archimaga del colegio de Hibernalia, Heraldo de los Compañeros, Ruiseñor del Gremio de los Ladrones, Oyente de la Madre Noche… y no sigo porque tengo una vida.

uw2

9. Matar dragones como quien mata mosquitos en verano.

La primera vez que nos enfrentamos a un dragón en Skyrim es en plan ¡¡ostiaputaquesubidoooooooon!! pero al cabo del cuarto o quinto dragón sólo te sale pensar “Meh, otro puto dragón”. Y ahí estás tú, tirándole flechas, metiéndole con el hacha/espada/insertar arma o a puñetazo limpio (como vi hacer al Jarl de Carrera Blanca, que iba todo loco) y esperando que el bicho se muera pronto para poder seguir con lo tuyo, que es robar, robar y robar. Y de vez en cuando matar a algún desconocido que anda sólo por el bosque. Y eso para que aprenda la lección, ¡es que a quién se le ocurre!

Lo malo de los dragones es que además de ser tan molestos como los mosquitos en verano, se matan con la misma facilidad (recuerdo aquí que vi a un caballo matar a un dragón). A ver si algún alma cándida se inventa un mod de un insecticida para que dejemos de perder tiempo y flechas con los dragones de Skyrim, que vienen a convertirse en las palomas del juego.

Skyrim10258

Mentira. Mi vida es matar dragones.

10. Casarte por la dote.

Casarte en Skyrim supone la ventaja de que nunca te faltará una comida al día además de que por arte de magia tu parienta (o pariento) adquirirá tras la boda conocimientos suficientes para poder emprender un negocio. Así, además de dejar de coleccionar el pan rancio que te encuentras en cuevas y lugares en condiciones ambientales dudosas, tendrás tu propio dinero para poder comprarte lo que te plazca (no nos engañemos, seguiremos robando porque sí).

Un punto positivo del juego es que te puedes casar con quien te salga de la pepitilla (o del pepino). Esto en cuanto a género. Los de Skyrim que saben que hay un filón con las bodas gays. Yo como vivo por y para el hurto, casé por amor a mi nórdica con Aela la Cazadora. Tonta no soy.

SkyrimAela0A4

11. Gritar FUS RO DAH como si nos pagaran por ello.

Desde el Hadouken o el Kame-Hame-Ha no nos emocionábamos tanto gritando algo.

Gif_fus_ro_dah

12. Fomentar el Síndrome de Diógenes.

Ese objeto no te hace falta para nada, lo sabes. Pero lo quieres. Y así tenemos nuestras casas, auténticos museos donde almacenamos todos los objetos que vamos recogiendo en nuestras aventuras: escobas, picos, palas, hachas, el mismo colgante veinte veces. Ah, que gran colección de material histórico. Dentro de poco cuando jubile a  mi nórdica pondré un cartel frente a la puerta de mi casa que diga: “Museo de antigüedades” y que entre todo dios a ver mi colección de heces de diablillo y curiosidades varias…

Skyrimtumblr_mn8b5pgXsf1ss7mmno1_500

13. Morir de manera épica.

Hacer el salto del ángel con tu caballo; morir aplastado por un carro de coles; ir en plan kamikaze contra un troll; gritarle a un sacerdote; creer que eres un argoniano que puede respirar bajo el agua; que un tronco te desnuque en el aserradero; haciendo parkour por los tejados de alguna aldea; enfureciendo a una muchedumbre; corriendo hasta morir; correr sobre una mesa mientras los demás comen; que se te eche la guardia encima por pegar a un árbol; hacer un veneno y probarlo; tirarte por las escaleras… las posibilidades son infinitas, pero sin duda esta mi favorita: QUE TE CAIGA UN MAMUT DEL CIELO.

SkyrimMamut11-28_00007

Solicito permiso para aterrizaje de emergencia

14. Enfurecer a las masas.

Correr en tu forma de hombre lobo, pegar a un guardia, pegar a un aldeano, pegar a una vaca, gritarle a una gallina (que nos gusta esto un rato largo…), robar a plena luz del día ganzúa en mano… cualquier excusa es buena para montar una tangana en el pueblo y que todo el mundo se apunte al deporte de pegarte.

skyrim-chicken

Mírala, si es que me está pidiendo a gritos que le grite.

15. Pasar el 99,9% del tiempo que juegas decidiendo que objeto tirar.

Es que todo es gratis… o bueno, casi todo. Es lo que tiene que olvidemos la misión principal y dediquemos nuestra vida a robar.

16. Escuchar a todos los guardias contar la misma historia. Flecha en la rodilla, ¿mito o realidad?

Puedes luchar en cualquier situación de peligro. No importa que un mago te haya incrustado un bloque de hielo en la cabeza o que de tantas flechas que llevas clavadas parezcas un colador, a esto todavía se le puede sacar partido.

Skyrimflechas

Pero lo que todos sabemos es que lo que de verdad te jubila en Skyrim (y te devuelve a la vida real) es que te metan un flechazo en la rodilla.

Skyrim20111206202428612

ZAS, en toda la rodilla.